Se trata básicamente de un contrato con una aseguradora, por el cual se paga un costo  mensual a cambio de que la  compañía se encargue, en parte o en su totalidad, de los gastos  derivados de la asistencia  médica.